Andalusian-Soul-Cordoba

 

CÓRDOBA

 

LA CIUDAD DE LAS TRES CULTURAS

Plaza de Capuchinos, Córdoba

Córdoba fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994. La importancia universal de sus bienes históricos, hizo que la UNESCO ampliara el título da Patrimonio de la Humanidad no sólo a la Mezquita-Catedral (1984), sino también al conjunto urbano que la rodea. Además La Fiesta de los Patios Cordobeses fue designada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2012.

VIAJE EN EL TIEMPO. Córdoba refleja el protagonismo de las poderosas civilizaciones que la han poblado. Romanos, musulmanes, judíos y cristianos han dejado una profunda huella en su patrimonio, cultura, costumbres y tradiciones.

Córdoba, La Ciudad de las cuatro Culturas, que a pesar de las ocasionales dificultades entre sus integrantes, supo sabiamente enterrar sus diferencias y crear una situación idílica para el desarrollo de las artes y ciencias. El punto álgido de este encuentro intercultural y religioso se sitúa entre los años 936 y 1031, coincidiendo con el momento de mayor esplendor califal. El entendimiento entre las tres culturas convirtió a la capital y zonas de la provincia en focos indiscutibles del conocimiento.

LA CÓRDOBA ROMANA. Su fundación como ciudad llegaría a mediados del s. II a.C. por el pretor Marco Claudio Marcelo. Enseguida pasó a ser considerada capital de la Hispania Ulterior. Esta tierra proporcionará además a la Roma Imperial escritores y filósofos de la talla de Séneca -la figura más importante de la Córdoba hispanorromana- y su sobrino Lucano.

Patios de Córdoba
Torre de la Mezquita Catedral de Córdoba

LA CÓRDOBA MUSULMANA. Tras la victoria sobre los visigodos, en el año 711, los musulmanes se hacen can el dominio de Córdoba convirtiéndola poco después en la capital de una nueva provincia del mundo islámico a la que llamarán AI·Andalus. La máxima grandeza de la Córdoba musulmana fue conseguida por Abd al-Rahman III, que en el año 929 estableció un Califato Independiente de Damasco, convirtiendo Córdoba en la ciudad más floreciente, culta y poblada de Europa.

LA CÓRDOBA JUDÍA. Tras la conquista cristiana de Córdoba por Fernando III, en 1236 promulgó un fuero donde daba el mismo trato a cristianos, musulmanes y judíos. La convivencia fue pacífica hasta finales del s. XIII. La Inquisición, que se instauró bajo el reinado de los Reyes Católicos a finales del s. XV, persiguió a los judíos conversos. Finalmente, en 1492 decretaron la expulsión de los judíos.

LA CÓRDOBA CRISTIANA. La llegada del s. XIII anuncia el comienzo del fin para la enfrentada comunidad musulmana. Fernando III toma la disgregada capital califal en 1236. Sucesivos reinados nos llevan hasta la Córdoba actual: La Córdoba de los Austrias (1516 a 1700), la Córdoba de los Borbones (1700 a 1900) y La Córdoba del siglo XX (1900 a 2000).

LA CÓRDOBA CONTEMPORÁNEA. Desde mediados del s. XX, Córdoba ha experimentado un significativo despegue económico, social y cultural fundamentado en la creación de la Universidad, la mejora de las infraestructuras de transporte (con el tren de Alta Velocidad a la cabeza) y la declaración de Patrimonio de la Humanidad, convirtiéndose en un referente del turismo internacional.